Servei Civil Internacional Catalunya


35è aniversari

Dimarts, 12.12.2017 12h30

Bosques enteros - 35 anys SCI


Comentaris Cap comentari    


Per Belen Gopégui

No consigo recordar cómo me enteré de que existía el SCI. Entonces no había internet. No sé a quién o en donde preguntaría, ni tampoco qué preguntaría exactamente. Por ejemplo: ¿conoces alguna forma de escapar pero, además, haciendo algo no inútil? O, ¿conoces algún sitio donde puedan propulsarme hasta el espacio exterior y hacerme convivir con personas muy distintas y que, luego, recuerde todavía aquellos desayunos y las noches, y reír hasta tener agujetas en el estómago y cansarme de lijar paredes y vagabundear, y tropezar en común y que pasados diez, quince, treinta, años, me parezca todavía que voy a volver a casa y ahí vamos a estar, hablando y apoyándonos y desvariando mucho hasta el amanecer?

No sé lo que pregunté. La cosa en cuestión se llamaba "campos de trabajo", sonaba un poco entre bélico y de prisioneros pero también sonaba a que no íbamos a ser turistas sino que haríamos algo. Es decir, que en alguna parte quedarían ligeras modificaciones, paredes pintadas, hojas secas recogidas en viejos jardines, escombros apartados. Y al volver, los ojos alucinados de entusiasmo, su reflejo en quienes me preguntaban a su vez porque querían probarlo.

A veces pensaba que era por las personas, que había tenido suerte de conocer a gente extraordinaria y eso era todo. Y sí que había tenido esa suerte pero sé que si las hubiera conocido en otro contexto, cultural o de barrio o de un bar, la relación habría sido diferente. Para explicar esa diferencia hoy alguien usaría, seguramente, la expresión zona de confort: la clave estaba, diría, en que salíamos de nuestra zona de confort pero no creo demasiado en esa expresión. Antes se llamaba refugio, o guarida, o pasar un rato al abrigo de los vientos. Antes sabíamos que las zonas de confort son portátiles y necesarias y que no implican conformismo ni pereza sino, casi siempre, tiempo para reagruparse y volver a comenzar. No era, creo, salir de nuestra zona de confort lo que hacíamos al ir a un campo de trabajo sino, con frecuencia, lo contrario: salir de algunas rutinas que muerden, de lo cotidiano que a veces pesa, de las certidumbres que pueden parecerse a una amenaza y, a muchos kilómetros, entre marcos de ventana desvencijados y organizaciones un tanto caóticas y un montón de tareas por hacer, encontrar, sin embargo, ahí, en el centro de variadas y pequeñas catastróficas aventuras, una zona que nos acogía y donde nos refugiábamos en la misma medida en que también procurábamos acoger y dar abrigo.

Cuando algo te gusta tanto, quieres difundirlo y extenderlo. Después de un par de campos de trabajo propuse hacer uno en la escuela autogestionaria en donde colaboraba. Y así fue. Creo que a cualquier grupo que haya puesto en marcha un campo lo podrían contratar para dirigir un país y medio, varias multinacionales y una colonia lunar. Porque si lograron que treinta seres desconocidos se entendieran en lenguas diferentes, que durante quince días tuviera cada uno algo concreto que hacer, que se alimentaran  y durmieran y alquilaran un andamio, y lo devolvieran intacto, y tuvieran seguros médicos y nadie se rompiera la cabeza pero si un tobillo y una alergia y amores arrebatados y vibrantes desamores y producir un resultado útil para toda una comunidad, y si además lograron que aunque a veces empezara a cundir el pánico, nunca terminara de hacerlo y que todo aquello sucediese con veinte años o por ahí, y surgieran como bosques enteros algunas de las amistades que siguen apuntalando nuestra vida, si todo eso logramos, entonces, ¿qué pequeña minucia facilísima sería para nosotras y nosotros hacernos cargo del gobierno mundial?

Cantaba Silvio Rodríguez: "Soltar todo y largarse, qué maravilla,/ atesorando sólo huesos nutrientes, y lanzarse al camino pisando arcilla,/destino a las estrellas resplandecientes".  Varias veces lo hicimos: soltar todo y largarnos, pero nuestro destino no estaba en las estrellas resplandecientes sino en proyectos urgentes, comunitarios, donde a veces dimos más la lata que otra cosa, y alguien tuvo que venir a sacar el clavo que habíamos puesto mal y ponerlo de nuevo, y otras veces hicimos las cosas bien.

No vamos presumiendo, no nos gusta presumir y recordamos, en frase memorable de Lluis Casals, que las personas, todas, tenemos nuestras "little contradictions". Seguro que pudimos haberlo hecho mejor. Pero lo hicimos, fue agradable  y peligroso, fue tranquilo y sorprendente, fue y sigue siendo la prueba de que la buena gente está por todas partes, y de que, cuando se pone en camino y se reúne, que es como unirse dos veces, con otra buena gente, entonces, casi todo tiene arreglo. 




Comentaris


No hi ha cap comentari




Comenta

El comentari s'ha enviat correctament

  Previsualitza

La direcció de La Veu del País Valencià es reserva la no publicació d'aquells comentaris que pel seu contingut no respectin les normes bàsiques d'educació, civisme i diàleg.

Perfil

Més articles

Arxiu




Altres articles


Servei Civil Internacional Catalunya
Servei Civil Internacional Catalunya

Carrer del Carme 95, baixos 2n.
08001 - Barcelona
T. +34 934 417 079
F. +34 934 417 018
Contacte